NUEVAS REGLAS PARA LA VALORACIÓN DE SU IMPRESIÓN OFRECIDA COMO PRUEBA, LA CUAL NO DEBERÁ CONSIDERARSE COMO UNA COPIA SIMPLE Ó DOCUMENTO PRIVADO.

Nuestra Suprema Corte de Justicia de la Nación determino en días pasados que las Transferencias Electrónicas Bancarias ofrecidas como pruebas mediante su impresión de internet no deben considerarse como copias simples o documentos privados.

Esta determinación obliga a los jueces a estudiar dicha prueba como un avance ó descubrimiento de la ciencia y por lo tanto darle mayor fuerza probatoria, aunado a ello, también otorga a la parte contraria poder objetar dicha documental en cuanto a su valor y alcance probatorio, inclusive objetar dicha documental en cuanto a su autenticidad.

En opinión de Lic. Gerardo Ernesto Molina Castrejon, experto en el procedimiento Mercantil “es necesario robustecer dicha prueba documental con el Informe que rinda la Institución Bancaria a quien se le ordenó realizar el traspaso automatizado de capitales por parte del cuentahabiente. El oferente de dicha prueba consistente en el Informe que rinda la Institución Bancaria, deberá presentar carta dirigida a su banco o Institución se Crédito, cuya minuta o copia con sello de recibida, deberá anexarse al escrito inicial de demanda o en su caso, al escrito de contestación de demanda.”

Nos permitimos anexar la siguiente jurisprudencia:

TRANSFERENCIAS ELECTRÓNICAS BANCARIAS. LA IMPRESIÓN DE INTERNET DE LA INFORMACIÓN DERIVADA DE ÉSTAS, AL TENER LA NATURALEZA DE DESCUBRIMIENTO DE LA CIENCIA, SU VALOR PROBATORIO QUEDA AL PRUDENTE ARBITRIO DEL JUZGADOR.

Conforme al artículo 1238 del Código de Comercio, los documentos privados son aquellos que, por exclusión, no son reputados por las leyes como instrumentos públicos, pero para que puedan ser considerados como tales, deben contener como característica esencial que pueda imputársele a una persona su elaboración o la orden de realizarse, para efectos de su reconocimiento.

Por tanto, la impresión de Internet de una transferencia electrónica bancaria no debe valorarse como una copia simple o un documento privado, toda vez que no puede imputarse a una persona su elaboración, ante la falta de firma autógrafa para efectos de su reconocimiento, sino que constituye la impresión de la información generada vía electrónica y, en consecuencia, tiene la naturaleza de descubrimiento de la ciencia, cuyo valor probatorio queda al prudente arbitrio del juzgador, conforme a los artículos 210-A y 217 del Código Federal de Procedimientos Civiles, de aplicación supletoria al código mercantil referido. Así, para valorar la fuerza probatoria de esa documental electrónica, el juzgador deberá atender, preponderantemente, a la fiabilidad del método en que fue generada la información, a fin de corroborar su contenido, lo que puede acreditarse por medio del código de captura, sello digital, o cualquiera otra que permita autenticar su contenido.

Además, como esa información electrónica es expresada en un documento, ésta puede objetarse en cuanto a su alcance y valor probatorio o impugnarse de falsa, para lo cual, deberán seguirse las reglas establecidas en el Código de Comercio.

 

DÉCIMO SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.

Amparo directo 863/2017. Javier de Jesús Gómez Sánchez. 26 de abril de 2018. Unanimidad de votos. Ponente: Neófito López Ramos. Secretario: Hugo Alfonso Carreón Muñoz.

Esta tesis se publicó el viernes 07 de septiembre de 2018 a las 10:16 horas en el Semanario Judicial de la Federación.

R

Época: Décima Época

Registro: 2017851

Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito

Tipo de Tesis: Aislada

Fuente: Semanario Judicial de la Federación